...Hasta que me hizo caso.



¿Has visto al nuevo camarero? trabaja aquí desde ayer.

Míralo, llueve a cántaros desde esta mañana y él sigue sonriendo. Hace cinco minutos se dio cuenta de que el baño tiene una gotera horrible y sigue sonriendo. La vieja de delante le tiró el café encima hace unos segundos y sigue sonriendo. Seguro que si voy y le doy un guantazo sonríe también. El blanqueamiento dental tuvo que salirle caro, porque el señorito no cierra la boca ni por Dios.

¡Pero mira! se pasea por el bar como si fuese importante, se le va a partir el cuello de tener la cabeza tan alta. Seguro que no gana ni el salario mínimo, y... ¿sabes qué te digo? que a saber si está dado de alta, que hoy la cosa está muy mal, y este no tiene pinta de tener experiencia.

Algo le pasó al antiguo camarero, aunque no sé exactamente el qué. La maruja de mi vecina intentó explicármelo ayer por la mañana, pero como no tenía la dentadura puesta no entendí nada. Después de la historia incomprensible que me contó, a mí me dio por responderle "¡qué lástima!" (por eso de que hay que darle un feedback a la gente cuando habla... y porque yo no tenía tiempo de quedarme a que me lo repitiera) Y ¿sabes qué hizo ella? asintió, así que es algo malo, seguro.

La verdad es que tenía una tos rara la última vez que lo vi. A saber si sigue vivo el pobrecito. A saber si con la tos los gérmenes llegaron a mi vaso. A saber si estoy infectada yo también. Esta noche me bebo un vino, no vaya a ser que mañana ya no esté en este mundo.

Míralo ahí, con ese brillo en los ojos, como si soñase despierto. Parece ser el típico tío que planea recorrer el mundo en caravana, y me apuesto lo que sea a que nunca ha salido de la isla. Este no tiene ni coche, ni carnet de conducir, te lo digo yo. Ni siquiera tiene pinta de hablar inglés, y hoy sin inglés no se va a ninguna parte, my friend. You should speak english. If you wanna be my lover. Backstreet's back, alright. Give me baby one more time. Ay, que se me va la cabeza.

¡Mierda, mierda! ¡Me está mirando! voy a hacer como que me bebo el café...
Bueno, la verdad es que viéndolo de cerca tampoco está tan mal.

Mañana me pinto los labios de rojo.



3 comentarios:

  1. Jajajaja me encanta!! Mas de una y de dos veces me he enfrascado en ese tipo de encadenados pensamientos.

    ResponderEliminar
  2. De nuevo un relato exquisito.
    Si yo te contara la última vez que me pinté de rojo los labios... ;)

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total