La próxima vez le haré más caso a mi psicóloga


-Todavía no se lo he enviado, pero te lo leo:

Te envío este mensaje por lo que pasó ayer. Te prometo que me alegré muchísimo de verte, y siento no haberlo demostrado como debería, pero es que no me esperaba verte allí, y menos con barba, Pedro, que eso se avisa, coño. 

Supongo que ya te habrás dado cuenta de que mi fluidez verbal se ve alterada si tú estás a menos de cinco metros de distancia. Creo que puedo afirmar que tu testosterona reduce mi capacidad cerebral, aunque no me consta que Columbia haya hecho (aún) ningún estudio al respecto. 

-¿En serio le vas a poner eso? 

-Mi psicóloga me dijo que debía decir siempre lo que sentía

-Tía, no creo que se refiera a casos como este

Esta gilipollez que me invade en tu presencia no me deja ser yo misma. Te veo y me siento insignificante. No tengo ni idea de qué conversación sacarte y me pongo nerviosa. Cuando me preguntaste que qué había hecho en todo este tiempo y yo te dije que comprarme un contorno de ojos, en realidad quería hablarte de todos los viajes que hice y de la gente a la que conocí.

-¿Le dijiste que te habías comprado un contorno? 

- Y que me había costado 25€ 

- Lo tuyo es grave, amiga 

Me cohíbes, tío, y no estoy orgullosa de eso. Me es imposible parecer inteligente a tu lado. Cruzarme contigo es vivir un momento de tensión poco agradable. Y tú siempre apareces para recordarme lo impresionante que eres. Vete a vivir a otro puto país, joder 

- Dudo que todo lo que me has leído quepa en un whatsapp 

- Déjame terminar 

No te asustes, sé muy bien que no estás interesado en disfrutar de mi compañía el resto de tu vida. El destino ya se ha encargado de gritarme varias veces (y muy claramente) que no eres para mí.

- La que te va a gritar es la novia cuando se entere...

Quizás no tendría que haberte enviado este mensaje, quizás te resulte ofensivo, fuera de lugar, inmaduro y también algo incómodo, pero yo hoy me siento dueña de mis actos, y no quería que pasara ni un día más sin confesarte, de la forma más refinada posible, que necesito echar un polvo contigo para poder continuar con mi vida. 

-Dime, por Dios, que todavía no se lo has enviado 
-No, ¿se lo mando?
-¿En serio me lo estás preguntando? 

/borrar/ 

-Y qué te parece si le escribo: me alegro de haberte visto, espero que todo te siga yendo igual de bien 
- Demasiado cordial 
- Pues no le envío nada, que le den.


11 comentarios:

  1. La franqueza es lo primordial.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me encantas!!!!!!!!!
    bendita tecla de borrar el whatsapp jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y menos mal que está lejos de la de enviar!!!

      ;-)

      Eliminar
  3. Ufff difícil decisión enviar o no enviar, confesar todo o hacerse la interesante...por cierto lo del contorno de ojos tampoco estaba tan mal jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La próxima vez lo envío seguro!
      o no...

      Eliminar
  4. Si es que somos un poco de todo o nada ¿no?
    A mi me gustaba mucho, y ¿quién sabe?

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso no se sabrá... a ver si para la próxima sí!

      ;-)

      Eliminar
  5. Buenísimo, pero ya lo envié, y no le pregunté a nadie, me hubieran dicho que no posiblemente jaja, lo mandé como en 5 partes, whatsapp alcanza para todo, saludos :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal!!! Todavía quedan ovarios en este mundo para hacer y decir lo que se quiere!

      Eliminar
  6. JAjajajaaj me he reídomuchísimo. Necesitaba leer algoasí. Me quedo!

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total