No tienes que irte fuera



Hoy por hoy no es raro conocer a gente que ha salido del país, los que me siguen habitualmente en mi blog saben que no paro de hablar de mi experiencia y de lo bien que me lo paso en Francia, sin embargo, hay algo que está claro: no todo el mundo quiere irse y no todo el mundo tiene que hacerlo.

No tienes que irte fuera, no es una obligación, aunque la gente a tu alrededor lo haga, aunque no pares de leer en internet sobre el tema, no tienes que hacerlo si no te apetece.
Tu concepto de la felicidad es mucho más simple, estás cómodo ahí, viviendo con tu gente, estudiando lo que te gusta o buscando un trabajo para ganar un poco de dinero, es cierto que ahora no vas a encontrar el puesto de tu vida y tú eres totalmente consciente de ello, pero la crisis pasará y por ahora, gracias a la ayuda de tus padres, puedes conformarte con un trabajo mal pagado.

Estás bien ahí y ya está, no hay que darle más vueltas, no cambias por nada del mundo las cervezas con tus amigos de siempre, los domingos paseando con tu novio y las siestas interminables. Nadie debe sentirse mal por encontrarse bien en el lugar donde nació. A ti no te gusta preparar maletas, los aviones te dan yuyu y aprender idiomas te parece complicado.

Tú disfrutas de esa rutina que tienes, de ese mundo cotidiano que se repite día a día pero que a ti no te cansa (o al menos no lo suficiente). De vez en cuando dices que algún día tú también te irás, aunque sabes de antemano que eso no es cierto, que esa experiencia tal vez no se hizo para ti. Y no pasa nada porque no es obligatorio, nadie te forzará a hacerlo.

Es posible que en algún momento, mientras estés sentado en la tele viendo un capítulo repetido de los simpson, un amigo tuyo suba a facebook una foto suya en Dublín y te asalte la idea de tirarte a la piscina, pero quizás esa idea desaparezca de tu mente unos segundos después. Tu concepto de bienestar está muy alejado de dormir en camas incómodas y de buscar amigos que durarán tan sólo unos meses.

Y de corazón te digo que no te preocupes, no eres menos que nadie por quedarte para siempre en el país de la paella, yo misma pienso vivir ahí el resto de mi vida, pero te diré también, aunque ni siquiera te conozca, que si un día pensaste hacerlo, si te lo llegaste a plantear durante dos minutos, cuando los años pasen y envejezcas crezcas, te arrepentirás por no haberlo intentado.

Es cierto, no tienes la OBLIGACIÓN de irte fuera... pero amigo... NO SABES LO QUE TE PIERDES!!

2 comentarios:

  1. Está claro que las experiencias de haber vivido, estudiado, trabajado, amado...
    ...etc, etc, fuera del país que te vio nacer te enriquecen, pero claro es un bagaje que se contempla mejor con el paso de los años
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que uno toma conciencia de lo bueno que fue después de que las cosas hayan acabado!

      Eliminar

Páginas vistas en total