A mí no me hace falta un nuevo amor



A mí no me hace falta un nuevo amor. 
Yo no echo de menos esos nervios al establecer el primer contacto visual con una persona que acabas de conocer, a mí me gusta la tranquilidad que me dan tus ojos cuando me miran. Tus dos increíbles ojos que, esté donde esté, siempre me hacen sentir como en casa.

A mí no me hace falta preguntarme cada noche si el chico del bar volverá o no a llamarme, no echo de menos la preocupación que produce el no saber si de verdad estará interesado en mí, si la conversación que tuvo conmigo le habrá parecido inteligente o aburrida. A mí me gusta saber que contigo puedo hablar de todo, aunque desconectes cuando te comento lo maravillosos que son mis nuevos zapatos.

No me hace falta esa inquietud que genera el no saber en qué preciso momento debo acercarme para dar el primer beso, ni esa atención constante que debo mantener para detectar esas pequeñas señales que dicen si de verdad ese chico quiere o no que lo bese. A mi me gusta cuando tú me miras de esa forma tan particular, me gusta esa manera tan sutil que tienen tus ojos para avisarme de que ya puedo desabrocharme el sujetador.

Yo no echo de menos quitarle la ropa poco a poco a una nueva persona para descubrir por primera vez su cuerpo. No echo de menos buscar sus cicatrices y memorizar sus rincones. A mí me encanta ver una y otra vez ese lunar de tu espalda que tanto me gusta besar.

Y te aseguro que si un día decides irte, no echaré de menos nuestra primera mirada, nuestro primer beso o nuestra primera noche... sino la sensación de serenidad que tú siempre me aportabas, el bienestar que sentía cuando despertabas a mi lado, la palmada que me dabas en el culo mientras fregaba los platos, la risa tonta que te asaltaba cuando yo tropezaba por la calle. Lo que más echaría de menos sería ese maravilloso día a día, esa rutina que ahora mismo tengo la suerte de vivir a tu lado.

Así que no vuelvas a preguntarme el porqué sigo contigo. Sácate esas ideas absurdas de la cabeza que te queman las neuronas. Yo estoy aquí y en ningún sitio he estado mejor.

Te garantizo que no me hace falta un nuevo amor.
A mí me bastas tú

4 comentarios:

  1. Alguien escribió una canción sobre eso mismo que cuentas...
    http://mis-paraisos-artificiales.blogspot.com.ar/2014/07/cada-viernes.html

    ResponderEliminar
  2. En cambio a mi me gusta enamorarme, y enamorarme y enamorarme...
    Son momentos tan especiales, que uno no los olvida.
    Es por eso que sienpre ando en busca de quien enamorarme.
    Esas emociones son la sal de la vida.
    Si actuo como escribes y cuando ella se vaya, -porque nada es eterno- lamentaria no haber vivido otras emociones.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito... completamente identificada, y enamorada ;)

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total