GILIPOLLAS!!



El otro día fui al cajero automático a sacar dinero. Metí la tarjeta y busqué la tecla que tengo que pulsar para elegir la cantidad que quiero retirar. La busqué y la busqué y no la encontré. 
Por un momento pensé que, después de sacar dinero 98764582364052 veces se me había olvidado qué decía exactamente esa tecla. Estuve cinco minutos delante del cajero pensando que era idiota (menos mal que no había nadie esperando, sino hubiera fingido que sacaba el dinero y me hubiera ido tan ancha, pero no me hizo falta demostrar mis cualidades en cuanto al arte dramático).
Finamente desistí y cuando saqué la tarjeta me di cuenta de que en la pantalla estaba escrito en rojo: ESTE CAJERO NO CUENTA CON DINERO EN EFECTIVO. DISCULPEN LAS MOLESTIAS. Y yo estuve delante de esa frase CINCO MINUTOS.
Gilipollas, sí.

Llegas a otro país y te vuelves gilipollas. En realidad, más que volverte gilipollas, te das cuenta de que siempre lo has sido y nunca lo habías pensado.
Hay veces que eso de ser tonto es pasajero, la gente se enamora y se vuelve imbécil, pero regresa a su normalidad tras el desamor. En cambio, yo hablo de cuando uno es gilipollas en su estado natural, y para superar esto hace falta tiempo, muuucho tiempo y esfuerzo.

¿Que has estudiado qué? ¿Que te has leído cuántos libros? Da igual, en otro país eres idiota.


Y cuando hablas de la temperatura de Canarias la gente te pregunta que qué demonios haces aquí:
"¿Sinceramente? descubrir hasta que punto llega mi idiotez" pero claro, no dices eso, lo reemplazas por un "Es que me gusta experimentar y descubrir cosas nuevas" que suena mejor (excepto para los que sólo piensan en sexo, bueno para ellos también suena bien)


Y sí, es cierto, uno llega a un país y descubre cosas, cosas interesantes. Yo he descubierto que aquí un pepino vale un euro, lo mismo que un pack de 8 mousses de chocolate, sobra decir que paso mis días hinchándome a mousse de chocolate y nunca como pepino (No se lo digan a mi madre). También he descubierto que soy tan vaga que a veces tengo que fregar la taza de la leche por la mañana para poder desayunar.



Pero bueno, hay que sentirse gilipollas, es la única forma que tiene el mundo de decirnos: AVANZA!!


Si no estás aprendiendo, estás perdiendo el tiempo

2 comentarios:

  1. Yo creo que siempre aprendemos. Aunque sea a no aprender o a desaprender.
    Me encanta el dibujo.

    ResponderEliminar
  2. Hacía mucho tiempo que no te leía, me ha gustado volver a hacerlo.

    Por cierto, me llegó la notificación de tu comentario en mi blog y estuve horas como idiota tratando de encontrarlo, hasta que me di cuenta de que había sido en el viejo (he vuelto a Palabras Hiperbólicas, por si te interesa).

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total