Si tú estuvieras en venta

El otro día me paseé por el Corte Inglés deseando que estuvieses en venta. Busqué entre las camisas de cuadros, los zapatos de cuero, las novelas eróticas y los sujetadores con relleno, pero no.

Luego pensé que la idea de encontrar a un ser humano colgado de una percha con un precio asignado era bastante ilógica, sobre todo porque la percha se rompería. Y sin embargo, aunque pueda parecer una locura, si tú estuvieras en venta yo te compraría sin dudarlo. 

Buscaría algún rincón en mi casa en el que poder colocarte, haría cola a las puertas de la tienda para poder entrar a primera hora y te buscaría entre las estanterías ignorando las ofertas del 70% de descuento en las medias con liguero y los bodys de rejilla.

Pasaría por alto cualquier error en el etiquetado y cualquier tipo de tara que pudieses tener. Y me dirigiría a la caja segura de mí misma, aunque supiese de antemano que no tienes ningún tipo de garantía y que sería imposible hacer una devolución.

Ni siquiera miraría tu precio, simplemente sacaría mi tarjeta y pondría el pin sin hacer ninguna pregunta. Quizás hasta habría sido capaz de vender todas mis joyas para poder hacer frente al pago, aunque no sé cuánto podrían darme por una pequeña colección de pendientes de 2'50€ made in china.

Y te pasearía por el parque, por la playa y por universo al completo, orgullosa de haberte adquirido en esos grandes almacenes, aunque la gente me mirase murmurando que estás fuera de temporada, que no eres de tan buena calidad como pareces y que mejor me hubiese gastado el dinero en un prestigioso curso de inglés. 

Pero si tú estuvieses en venta, la vida ya me habría prohibido la entrada a los centros comerciales, me habría jodido económicamente para que jamás pudiese adquirir a alguien como tú, o habría permitido que la vecina del quinto llegase antes que yo a tu estantería y que hubiese comprado eso con lo que yo siempre soñé. Tú.
 
Aunque quién sabe, quizás yo habría vuelto a ser el problema, y si tú estuvieses realmente en venta, yo habría deseado con todas mis fuerzas que fueses gratis.

1 comentario:

Páginas vistas en total