Las dificultades del principio



Cuando te vas a vivir a un país nuevo, si quieres evitar caer en una depresión total y acabar cortándote las venas en un baño de un metro cuadrado, hay que buscar alguna actividad para ocupar el tiempo libre.

Eso fue lo que hice cuando llegué a esta nueva región (hace ya cuatro meses). Lo que pasa es que, en un principio, las cosas no salieron tan bien como yo esperaba...

Después de ir a una asociación que daba cursos de francés gratis para extranjeros y de que la tía me dijese con la mirada que no quería que YO me apuntase, volví a casa decepcionada. (Si quieres saber más detalles sobre esta historia puedes leer el post La tía de la cara amable)

Para olvidar mi frustración puse la música a tope, moví el culo un rato y busqué en internet algún sitio donde se impartiesen clases de baile.
¡¡BINGO!! Había una escuela justo en mi calle. Fui a inscribirme tan contenta que sólo me faltaba ir dando saltos calle abajo cual Heidi hormonada persiguiendo a Pedro por el prado.

...Inocente palomita...

rrruu rrrrruu (arrullo de paloma)

Me recibió una tipa bastante estirada, la profesora. Yo le dije que acababa de llegar a la ciudad y que quería apuntarme. Ella me dijo que el curso ya había empezado pero yo le aseguré que no había ningún problema por que yo sabía bailar.

-... Es que no quiero tener que parar la clase para explicarle a usted
-No se preocupe eso no será necesario, bailo salsa desde hace mucho
-Sí, pero no estaría bien para los demás alumnos ver cómo me aparto para enseñarle lo que hemos dado hasta hoy
-Señora, de verdad, no se preocupe. Bailo salsa desde que tengo 14 años, si hay algún paso que no sé hacer lo aprenderé muy rápido
-A ver... tal vez usted aprenda rápido... no lo dudo, pero es que aquí no sólo damos clases de salsa, también damos bachata y chachachá
-¡Qué bien! Yo también bailo bachata y chachachá
-...
-...
-...
-Además, estar aquí me ayudará a conocer gente y a desconectar un poco del día a día
-¿Y no quiere aprender un baile nuevo?
-Claro que sí, me encantaría aprender tango, por ejemplo
-¿EL TANGO ARGENTINO?
-Sí
-AY NO NO... ESO ES MUY TÉCNICO, lo siento.

¬¬

Cojún, cojún

Cojúnperracojún.

A ver, que yo podría haber comprendido su actitud si fuese una escuela profesional y estuviesen preparando la nueva temporada de Upa Dance o un videoclip de Chayanne, pero es que les aseguro que la media de edad de los alumnos era de 45 años y prometo que no exagero, palabrita del niño Jesús.

La tipa me echó amablemente pidiéndome perdón y yo me fui a casa con dos rechazos ocurridos el mismo día.

Por el camino, intenté buscar una razón coherente que explicase lo que me estaba sucediendo. Quizás en una vida anterior también viví aquí, fui un poco hija de puta (quién sabe cuántos matrimonios destrocé) y ahora el karma me estaba dando mi merecido.
Y mira que yo pensaba que al karma le iba más eso de reencarnar a la gente en rata.

Pero ahí no acaba todo... por que yo soy una mujer fuerte, valiente y poderosa. Yo no me rindo tan fácilmente, así que seguí buscando.
Encontré unas clases de kizomba muy cerca de casa. Me dijeron que podía probar gratis y eso hice. Me puse mis zapatos de baile y entré en la sala muy contenta. A la media hora, mientras movía el esqueleto alegremente, entró una mujer morena y paró la clase:

-¿Hay alguien que aún no se haya inscrito?
-¡Yo!- respondí -Me dijeron que podía venir a probar.
-Claro que sí, no se preocupe, puede terminar la clase de hoy, sin embargo no puede apuntarse, el cupo de mujeres ya está cubierto.
-¿En serio?
-Sí, lo lamento.
-(Con cara de pena) Señora, acabo de llegar a Mâcon, soy española, no conozco a nadie, he intentado apuntarme a clases de francés y no me han aceptado. He intentado apuntarme a baile y tampoco. ¿De verdad no puede hacer nada?
-No, lo siento.

Cojúnperracojún.

Pero yo, que aunque a veces soy un poco idiota también tengo mis momentos de lucidez, volví al día siguiente con la esperanza de que la mujer morena no estuviese en recepción.

Por fin tuve suerte, había otra trabajadora ocupando su puesto, así que me acerqué sonriente, le pedí la hoja de inscripción, ella me la dio sin problema, pagué y listo.

¡¡¡¡Vengaaaa que me echen ahoraaa!!!!

12 comentarios:

  1. Eres una tía con recursos, cómo molas!! Pagaría por ver la cara de la morena cuando te vea de nuevo. Yo me pegaría la hoja de inscripción en la frente para que no se atreva a decirte nada, jaja. Disfruta del curso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me ha visto jajaja, esto me pasó al principio y menos mal que lo hice así porque la otra escuela de baile estaba super lejos!!!
      Un beso enorme!

      Eliminar
  2. ¡Madre mía! Qué simpáticos todos jaja Menos mal que no perdiste la esperanza y volviste, espero que disfrutes de las clases! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii menos mal!!! La verdad es que no tuve una llegada demasiado fácil... pero ahora todo va genial :D

      Eliminar
  3. Mira que hay brujas, aquí y allá.
    Pero, nena tu vales mucho.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii la mala gente se encuentra en cualquier sitio, menos mal que la buena también!

      Eliminar
  4. Ole por ti mi niña, los principios son duros, pero la base está en nunca desanimarse. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a pesar de eso aquí sigo al pie del cañón!

      Eliminar
  5. Jajajaja!! Olé tu, por perseverante y positiva!! Al final lo conseguiste!!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja sí! y menos mal que lo hice así! Un beso!

      Eliminar
  6. Bien hecho!!
    Asi hay que actuar en cualquier pais nuevo, el problema es que aprenden esas cosas de los pàises viejos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí.. hay que pelear un poco para encontrar tu sitio

      Eliminar

Páginas vistas en total