Llegada a mi nuevo destino: Mâcon

Hoy se cumplen siete días desde mi llegada Mâcon, Borgoña.

Las dos últimas semanas que pasé en Normandía fueron un poco difíciles. Odio las despedidas, si fuera por mí haría las maletas y me iría lejos sin decir adiós... ya lo sé, suena a PERSONA HORRIBLE, MONSTRUOSA, INSENSIBLE Y SIN SENTIMIENTOS, pero es la pura verdad, no me gustan y no puedo hacer nada para evitarlo. Me pasé esas dos semanas teniendo hasta PESADILLAS de lo estresada que estaba, pero una vez que pisé Mâcon acabó la tensión y volví a soñar con corazoncitos y gatitos peludos (Aunque esta mañana soñé que me caía de un avión y me ahogaba lentamente mientras la gente me miraba sin socorrerme... pero no le echo la culpa al estrés sino a las cuatro copas de ron de 50º que me bebí anoche con uno de mis nuevos amigos.)

Durante el trayecto tuve mucho cuidado para no meterme una buena hostia, como hice cuando me dirigía con mis maletas a Normandía por primera vez. Y juro que cuando llegué a Mâcon pensé: menos mal que no me caí...
Me bajé del coche y fui en dirección a mi nuevo hogar. Cuando me acerqué a la puerta principal del edificio metí, sin querer, el pie en un GRAN agujero que había al lado del portal, NO ME ROMPÍ EL TOBILLO DE MILAGRO, a eso se le llama empezar con buen pié.

Mi portátil tuvo la genial idea de darme un susto de muerte y dejó de funcionar. Y yo, como la chica inteligente que soy, me dedicaba a encenderlo todas las mañanas pensando que, por obra y gracia del Espíritu Santo, este reviviría. Repetí el ritual durante varios días sin resultado, hasta que acepté que posiblemente se había roto y que iba a tener que llevarlo a algún lugar para que me lo arreglaran. Me daba miedo llevarlo a algún sitio y que se rieran de mí, primero porque soy extranjera y cuando hablo no demuestro precisamente inteligencia, y segundo porque no entiendo nada de ordenadores y sería capaz de creerme cualquier cosa:

-Ya ve señorita (con voz de hombre interesante) nuestra empresa asegura al cien por cien que la práctica prueba que, nuestra actividad de información y propaganda, permite explicitar las razones fundamentales de porqué SU ORDENADOR ES UNA MIERDA FINCHADA EN UN PALO. Su portátil estaba muy dañado, dentro hemos encontrado una araña tropical y siete insectos que ni Félix Rodriguez de la Fuente sería capaz de catalogar, Lamentablemente sólo hemos podido salvar la carcasa, pero tranquila, le hemos renovado todo el interior por tan sólo 1200€
-Pero si el ordenador me costó 500€...

Al final no he tenido que arreglarlo porque ayer por la mañana el milagro ocurrió y se encendió porque sí. Así que gracias, Espíritu Santo.

Mi ducha es minúscula, sobre todo si la comparo con la pedazo de bañera que tenía en mi casa anterior. Es una pena porque normalmente yo, en vez de cantar mientras elimino los microbios de mi cuerpo, suelo moverme al ritmo de la música y para eso se necesita espacio. Debido a esta situación, me he visto obligada a llamar a Shakira y a Jénifer Lopez para comunicarles la triste noticia... pues durante los ocho meses que viva aquí no voy a poder inventar las nuevas coreografías para sus próximos videoclips, ESTA DUCHA DE MEDIO METRO CUADRADO LE CORTA LAS ALAS A MI CREATIVIDAD!!!! Ellas están un poco afectadas pero sé que lo superarán.

Me estoy extendiendo mucho así que me callo ya, en los próximos días les daré más detalles!!
Muchas gracias a toda esa gente nueva que me ha empezado a visitar y que me desea suerte por facebook y por el blog.

MILLONES DE BESOS, HUMANOS NORMALES!



3 comentarios:

  1. Risas, risas, risas! Me encanta. Así que había notado yo a Jennifer y Shakira más simples en sus bailes últimamente... Un saludo y ánimo!

    ResponderEliminar
  2. Ya tenemos otra cosa en común: yo también soy de bailar en la ducha (cualquier día me mataré).
    Ánimo con esta nueva aventura :)

    ResponderEliminar
  3. Yo también bailo en la ducha!! Cantar está sobrevalorado... aunque a veces hago ambas cosas a la vez. ;)
    Besos!!

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total