¡¡¡Soy enamoradiza!!!


Pues sí, soy enamoradiza.

Puede parecer que es una actitud totalmente infantil, digna de cualquier quinceañera repleta de acné, hormonas en ebullición y estúpida rebeldía, pero no puedo hacer nada para evitarlo.

Existen tantas cosas malas en esta vida que me niego a pensar que ser enamoradiza sea una de ellas, me niego a pensar que sea algo de lo que haya que avergonzarse...
Yo soy así, adicta a los cosquilleos en la barriga y con un corazón que se alcanza fácilmente. ¿De verdad debería hacer algo para remediarlo? ¿Tan humillante es?

Me enamoro rápido y sin pensarlo, a veces sin ni siquiera darme cuenta, sin meditarlo lo suficiente, sin haberlo previsto antes. Me enamoro HASTA LAS TRANCAS.
¡¡¡Me encanta enamorarme!!! y cuando estoy al lado de ese nuevo amor, se me acelera el pulso, me tiemblan las piernas y junto a él todo el tiempo me parece poco. Disfruto de su olor y de su compañía, pero, POR ENCIMA DE TODO, disfruto de lo nuevo que genera en mí, de las nuevas reflexiones y pensamientos que nacen en mi cabeza cuadriculada cuando duermo en su cama.

Cuando me enamoro no paro de hablar de ello, me repito sin querer, me vuelvo más pesada que un collar de melones y a veces incluso idealizo este sentimiento, pero... ¡¡ASÍ ES EL AMOR!!
Cuando me enamoro suelo tener presente que no dudará toda la vida, y si esto ocurre y tengo que hacer mis maletas para abandonar esa casa que me acogió, me voy pensando que hay algo de ese antiguo amor que me pertenece, algo que ya ni siquiera él puede quitarme.

Me enamoro porque soy humana, porque tengo sentimientos. Así que vuelvo a repetir, esta vez con orgullo, que SOY ENAMORADIZA, me enamoro locamente de los sitios que visito, del nuevo aire que respiro, del nuevo paisaje que me rodea, de sus horarios, de sus comidas...
Me enamoro de los lugares porque eso de enamorarse de los hombres... 
ESO YA ES OTRA HISTORIA...


6 comentarios:

  1. Seguro que Eva estaba enamorada del Jardín del Edén.
    Pero dejó ese lugar, a cambio del amor de Adán. Eva sabía de prioridades...
    Si había que amar: primero los hombres, después los lugares :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja ya llegara algun hombre a mi vida al que ame, por ahora me quedare con los lugares...
      No abandonaria definitivamente un lugar por amor, o al menos eso creo por ahora, pero por supuesto cuando uno se enamora siempre tiene que ceder en algo! asi que llegaria a un acuerdo :D

      Eliminar
    2. Lo ideal sería el hombre indicado, en el lugar indicado... Pero eso ya sería pedir demasiado :p

      Eliminar
  2. Precioso lugar.
    A mí me pasa como a ti, se me gana tan fácil que luego me resulta imposible poder olvidarlo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que somos unas enamoradas de la vida!
      :D

      Eliminar
  3. El enamoramiento es de las sensaciones más hermosas que existen y si además de la pareja te enamoras de los lugares, de las cosas (de mi perrito michonne) qué se le puede reprochar a los enamoradizos? na de na! :)

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total