Sin que sirva de precedente


Hoy, y sin que sirva de precedente, llamaría a tu puerta. 
Hoy, y sin que sirva de precedente, me pondría mi vestido negro, ese que nunca me has visto pero que sé que te encantaría. 
Y hoy, no tendría que pedirte que vinieras, porque lo harías por tu propio pie. 

Hoy, parecería que yo llevo las riendas del juego y que tú simplemente las sigues. 
Hoy, te llevaría a algún lugar absurdo y sin magia, que se volvería ideal y mágico por el simple hecho de que lo pises tú. 
Y hoy, hablaríamos más que nunca. 
Reiríamos, más que nunca. 
Y hoy, tal vez, entre risas, palabras, y miradas, nos acercaríamos más que nunca. 
Y entre tanta confusión volveríamos a mirarnos y nos daríamos cuenta de que estamos equivocados. Sobre todo tú. 

Y entonces, regresaríamos a nuestras respectivas casas. 
Yo me quitaría mi vestido y me convertiría nuevamente en mi yo razonable. 
Tú acostarías en tu cama, mirarías al techo y, durante esos minutos antes de dormir, te preguntarías si mañana me volverías a ver, si volvería a tocar en tu puerta con el vestido negro, o si era realmente cierto que lo que había ocurrido era simplemente fruto del hoy,
y que, por lo tanto, no podía servir de precedente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total