La importancia de volver a la rutina.



Deberes, responsabilidades, compromisos, cargos, tareas. OBLIGACIONES
Odias las obligaciones, igual que yo. Tener que cumplir, hacer tu deber.
Pero no nos engañemos, probablemente las obligaciones sean lo más importante que tengas hoy día (bueno, si tienes una mansión, las obligaciones son lo segundo más importante).

Normalmente solemos pensar que nuestros amigos, pareja, familia... son de nuestra propiedad (que duro ¿no?). Vale, ahora te afirmas interiormente que nunca has pensado eso.
Mentiroso.

Durante la vida vivimos diversas situaciones que nos recuerdan que NADA nos pertenece realmente.
Hay amigos que inexplicablemente se van, y dejan de ser amigos.
Hay parejas que dicen adiós (y de paso le dicen hola a alguien tres veces más guapo que tú, o peor, tres veces más inteligente).
Hay familiares que también se marchan (hijos que se independizan, padres que se separan... incluso otras cosas, mucho más serias como para escribirlas en un blog donde lo que se jura no se sabe si es cierto.)

En esos momentos lo más que necesitas son, precisamente, las obligaciones (y si no las tienes... prepárate para un estado depresivo total). Curioso, pero tener algo que cumplir es lo que nos convierte en personas útiles, y por lo tanto: felices.
... Sin olvidar que no hay unas buenas vacaciones sin haber tenido obligaciones, claro.

Ahora es cuando tú piensas: si me regalas 1.000.000€ te demuestro lo feliz que puedo ser sin obligaciones.
Yo también lo pienso.
Se aceptan donaciones.




Bah, si no sé porqué escribo esto, si para eso están las obligaciones, para quejarse.

Esto ha sido autoconvencimiento para comenzar las clases con más ganas.
¿Se ha notado mucho?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total