Carta al Karma



Hola Karma, te escribo con la esperanza de que no puedas leer esto porque simplemente deseo que no existas.

Ya lo sé... sé que estuve varios meses aclamándote, pidiéndote que actuáras, pero querido Karma... en este momento no me conviene tu existencia. Por favor, desaparece, vete de vacaciones. No sé si sabes que agosto es el mejor mes para tomarse unos días libres. Las playas están estupendas, se puede caminar por el campo sin riesgo de lluvia, la temperatura es ideal... vete, pero vete muy lejos.

No sé si me entiendes, pero no estoy invitándote a irte, te estoy echando. Si me apuras hasta te compro el bikini y el billete de ida. No te quiero aquí, no has estado cuando te lo he pedido, así que ahora desaparece.

Pues eso, esto es una despedida.

En el fondo, querido Karma, sabes que estamos en paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total