Tu novio no debe leer tu whatsapp (y viceversa)


Amar es compartir. Compartir risas, llantos, momentos, ilusiones... amar es compartir cama, sillón, perro y hasta el baño.
Pero amar también consiste en saber qué cosas no tienes por qué compartir. Al fin y al cabo, el cepillo de dientes rojo es mío y de nadie más, cojones.

Cuando queremos a alguien nos entregamos ciegamente, y aunque esto puede ser un arma de doble filo, yo estoy totalmente a favor de darlo todo en una relación. Los finales existen y muchas veces, no podemos evitarlos, pero que nadie nos quite las ganas de amar de verdad cuando la oportunidad nos llega. No haberlo entregado todo es el peor sabor de boca que puede quedar tras una historia acabada.

Cuando empezamos una relación seria con alguien que nos gusta y con el que estamos dispuestos a comprometernos, significa que ese alguien es MUY importante para nosotros. Lo quieres, te quiere, lo admiras y te admira. Y digo yo que, aprovechando esta bonita situación que no ocurre todos los días, los dos deberían regalarse, mutuamente, algo mucho más bonito que el pase de libre acceso a sus respectivos aparatos reproductores. Deberían regalarse RESPETO, y por respeto no me refiero a un himen intacto o a no meterse mano hasta que una firma autorice mantener relaciones sexuales. Hablo de respeto DE VERDAD.

Si lo quieres, respétalo. Respeta su vida pasada, respeta sus pensamientos, sus proyectos, y sobre todo, RESPETA SU PRIVACIDAD.
Y que él te respete a ti, por supuesto.

Ninguna relación se basa en la desconfianza. Si mañana empiezas a salir con alguien... ¿Qué sentido tiene desconfiar de él? ¡¡Pero si ni le ha dado tiempo de hacerte nada malo!!
Si alguien te hizo daño en el pasado, si tu anterior novio te engañó con otra, eso no es culpa del chico que ahora desea empezar algo contigo. Y además, ese nuevo caballero que está a tu lado no tiene porqué luchar para ganarse nada, ni siquiera tu confianza, porque en cuestión de amores la confianza no se gana, la confianza hay que darla y ya luego, si acaso, el otro se encarga de perderla. En eso consiste el amor, en arriesgarse y creer en la persona que quieres.

Tal vez él ha jugado con alguien antes de estar contigo y eso te haga desconfiar, pero sinceramente, aunque muchos dicen que el que engaña una vez, engaña mil, tal vez deberíamos ser un poco más comprensivos y creer en el arrepentimiento humano. Si él no se ha equivocado contigo, tienes poco que juzgar.

A lo que iba, el whatsapp.
Exigir un acceso libre al whatsapp de tu pareja no sólo me parece una increíble falta de desconfianza, sino también una gran FALTA DE RESPETO.

La típica frase de "Si no escondes nada, ¿qué más da que lo lea?" me parece PENOSA.
¿Por qué? por una cosa muy simple que explicaré a modo de carta para mi futuro marido.

Querido futuro novio que sueña con desposarme,

Todavía no nos conocemos, pero quiero dejarte algunas cosas claras. Si he comenzado una relación seria contigo es porque te quiero, te aseguro que yo no empiezo algo serio con cualquiera, ni utilizo esas dos palabras a la ligera. Puedes estar tranquilo porque mi whatsapp no está lleno de conversaciones en las que coqueteo con hombres altos, fuertes y guapos. Sin embargo, en él sí hay conversaciones íntimas que tú no tienes porqué leer. No te lo tomes a mal, pero cuando alguien me envía un mensaje a mí es, simple y llanamente, porque QUIERE QUE SEA YO QUIEN LO LEA, y no tú. Tú no tienes porqué saber que mi prima tiene hongos vaginales, que mi amigo se está planteando dejar a su novia, que mi primo se tiró a su vecina, que mi sobrina se hizo un test de embarazo o que mi mejor amiga se compró un consolador de dos metros al que ha decidido llamar Paco. 
Además, creo que deberías tener claro que, cuando me enfado contigo tengo derecho a pedirle consejo a mi hermana y tú no tienes por qué saber su opinión sobre la situación.

En mi whatsapp no sólo estoy yo, también están las intimidades de los demás y, en mi opinión, es una falta de respeto compartirlas contigo.
Pero tranqui cari, que te dejo secarte con mi toalla cuando te haga falta (no te acostumbres!!).

Pues eso queridas lectoras, hay que arriesgarse y confiar. Una relación no se basa en el espionaje. Es evidente que nos pueden engañar, pero el que quiera hacerlo lo conseguirá, hagamos lo que hagamos.

Tan sólo ten una cosa clara, da igual si eres hombre o mujer: te mereces que confíen en ti.


(Pero no la cagues!)



Besos para todos!

7 comentarios:

  1. Me parece que se reduce todo a eso al RESPETO y la intimidad de una relación no da derecho a no tenerlo. Ademas se supone que las personas hemos de tener un camino recorrido que es la que no ha llevado hasta esa persona que hemos y nos ha elegido...

    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Suscribo "Es evidente que nos pueden engañar, pero el que quiera hacerlo lo conseguirá, hagamos lo que hagamos." Por experiencia propia, por desgracia...
    Quizás por eso en mi relación actual soy menos celosa de él y más de mi intimidad, menos obsesiva y más cariñosa. A disfrutar de la vida, del tiempo juntos, de todo lo que compartimos... pero también de mis momentos a solas, de mi wasap y mi facebook y mi correo electrónico, y de mi parcelita de vida en la que no está él.
    De todo lo malo se aprende...
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. El amor es compartir el alma, el espiritu y el corazon. NADA MAS
    No hay que contarle nada de nada. SOLO HAY QUE VIVIR EL PRESENTE
    Solo de esta manera ambos seran felices

    ResponderEliminar
  4. me encanta como escribis espontaneamente bello

    ResponderEliminar
  5. AAAAYYY!!! cuanta necesidad de leer esto tienen muchos y muchas!!!

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total