Si hoy dijera todo lo que pienso.


Si hoy dijera todo lo que pienso...
Unos me borrarían de la agenda de su móvil. Otros se aprenderían mi teléfono de memoria.

Aquellos que ya me habían cerrado la puerta, echarían el pestillo. Aquellos que la mantenían entreabierta me invitarían a entrar y a tomar café.
Los que me hablaban poco, me retirarían totalmente la palabra. Los que compartían conmigo conversaciones totalmente banales, no sólo hablarían conmigo durante más tiempo, sino que además me escucharían.
Alguien empezaría a leer lo que escribo. Alguien dejaría de hacerlo.
Alguno seguiría construyendo hipótesis erróneas sobre las entradas de este blog. Otros empezarían a entenderlas.
Y mientras unos me dirían "vete de aquí". Otros sacarían pistachos para que me quedase un rato más.

Pero nadie dice siempre todo lo que piensa. 

Es por eso que me encanta la gente que, por pura intuición, y sin necesidad de saber todo lo que pasa por tu cabeza: 
Te añaden a los contactos de su móvil, 
Te abren la puerta, 
Empiezan por invitarte a un café y terminan por escucharte, 
Se interesan por lo que haces, 
y, para colmo,
Acaban por sacar los entremeses con la esperanza de que te quedes a comer.

Y todo esto lo hacen a sabiendas de que acabarás la tarde hablando de estupideces y jurando cosas sin sentido.


Porque hay cosas que no decimos. 
Porque hay cosas que no hacen falta decir.

1 comentario:

  1. A veces es complicado encontrar las palabras adecuadas. Por eso me gustan tanto los silencios y las miradas.

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total